Plantas – Verdadera energía verde

No es la primera vez que aprovechan el potencial de la botánica para desarrollar un proyecto tecnológico. En 2012 desarrollaron Plantoid, el primer robot planta cuyo funcionamiento estaba basado en las características de las raíces vegetales para crear un sistema capaz de medir los nutrientes y la humedad del suelo. Ahora, en su último experimento, han aprovechado las hojas de las plantas para encender focos LED.

Para el desarrollo de esta nueva fuente de energía a partir de organismos vivos han aprovechado la cualidad de algunas hojas para convertir las fuerzas mecánicas en corrientes de electricidad.. Así que lo que ha hecho este equipo de investigación italiano es, básicamente, poner un enchufe en una planta y transmitir esa electricidad a un foco. Las mediciones indican que una sola hoja puede generar hasta ciento cincuenta voltios, lo que permitiría encender cien bombillas LED cada vez que se mueve.

Por si fuera poco, el equipo ha modificado una adelfa, añadiendo hojas artificiales para crear un árbol híbrido. Cuando el viento sopla, las hojas sintéticas se mueven y rozan las hojas naturales, lo que multiplica la electricidad generada.

La iniciativa de los investigadores italianos se encuadra en el proyecto Growbot, financiado por la Unión Europea, que buscará desarrollar robots bioinspirados capaces de crecer de manera autónoma mediante el uso de impresión 3D.

Un cíborg vegetal

Hasta ahora la característica que distingue a las plantas es su arraigo en la tierra. La única movilidad que tienen es la de orientar sus hojas hacia la luz en su proceso de crecim

iento. sin embargo los científicos del Laboratorio de Medios del Instituto Tecnológico de Massac

husetts (MIT Media Lab) les han dado una nueva habilidad, mediante el desarrollo de una innovadora tecnología que proporciona movilidad a las plantas y les permite buscar las zonas con mayor radiación lumínica. Elowan, consiste en una planta sobre ruedas que lleva sensores acoplados a las hojas. Cuando estas reciben luz, la planta genera señales biolectroquímicas que son captadas por los electrodos. Estos, a su vez, envían una señal al sistema robótico para que se mueva hacia el origen de la luz. Este podría ser el punto de partida para una nueva generación de bio híbridos que aprovechen las cualidades de las plantas.

Ya no suena absurdo el  convertir bosques en verdaderas plantas eléctricas. Tal vez en un futuro no muy lejano.

Ver artículo original

Post A Comment